TIEMPOS DEL MUNDO

lunes, 12 de agosto de 2013

RUMANIA: Lugar de la ejecución de Nicolae Ceausescu será convertido en un museo

El cuartel de Targoviste, donde el dictador comunista Nicolae Ceaucescu y su mujer Helena fueron ejecutados el 25 de diciembre de 1989 será abierto al público desde el mes de septiembre, informa France Presse. En efecto, «Los visitantes podrán observar el muro en el que el matrimonio fue fusilado», según dio a conocer una agencia local. El interior del edificio ha sido pintado con los mismos colores que lucía aquel año y el mobiliario será exacto. También podrá verse el lugar en el que se les juzgó y condeno a muerte, así como la celda en la que el dictador y su esposa pasaron la última noche antes de ser ajusticiados. Las demandas de los turistas que llegan al país han sido las que han llevado a las autoridades de tomar la decisión de abrir el lugar al público como nueva atracción turística, ubicada a un centenar de kilómetros de la capital, Bucarest. Como sabéis, el 22 de diciembre de 1989, con la calle ardiendo en manifestaciones anticomunistas, los Ceaucescu - que gobernaron el país con mano de hierro- intentaron escapar de la turba a bordo de un helicóptero que fue interceptado por los militares. Entregados a manos de sus enemigos y tras un proceso sumario, ambos fueron ejecutados el día de Navidad. Al día siguiente, Bucarest entera estalló de alegría al ver las imágenes por televisión de los cadáveres de Nicolae Ceaucescu y su esposa Elena muertos, al pie del paredón junto al que fueron fusilados. «Las imágenes de los cuerpos sin vida de los Ceauscescu fueron emitidas horas después de que centenares de rumanos se manifestaran en Bucarest para que les fuera mostrada la ejecución» dijo un vocero del nuevo gobierno. En las primeras imágenes mostradas se podía ver un primer plano del rostro del tirano muerto, con los ojos abiertos, un pañuelo de seda alrededor del cuello y una corbata roja. Con la muerte de Ceaucescu y su esposa, acusados de genocidio, se cerraba una larga etapa de 24 años en las que la población rumana había sido oprimida, explotada, masacrada y matada de hambre por la dictadura más feroz que haya conocido Europa, desde la de Stalin. Sus cuerpos fueron enterrados en secreto en el cementerio de Ghencea en Bucarest, por temor a que sus tumbas fueran profanadas, bajo cruces con falsos nombres y allí estuvieron hasta el 2010, cuando fueron exhumados para verificar su identidad, comprobándose que se trataba de ellos.Ahora, el lugar de su ejecución se convertirá en una atracción turística y tratará de competir nada menos que con el Castillo de Drácula, ubicado en Transilvania. ¿Podrá eclipsar a su sangriento antecesor?
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...